El doctor travieso no pudo resistirse y se comió al paciente